El enemigo real

Cada vez son más los galíntropos que arañan, muerden o cortan a los aventureros. Lurtes está tan débil y cansado que apenas se tiene en pie y su rodilla izquierda se apoya en la dura roca. Calímedes, casi sin fuerzas se halla a punto de desplomarse.
Unos instantes después la furia negra se detiene, se hace el silencio y los galíntropos abren un camino.
Los seres blancos, con su agitada respiración, contemplan una figura acercarse. Una figura de mujer esbelta y delicada de exuberante belleza, ojos negros y cabellos morados.
Cuando llega a la zona de la lucha se limita a pronunciar una palabra:
– Seguidme
Y una fuerza invisible obliga a Lurtes y Calímedes a obedecer.

Anuncios

~ por Talika en 10 abril, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: