La casa

Hipnotizados los chicos de Temuyu siguen a la misteriosa dama por el borde de los acantilados. No se dan cuenta que pronto cambia el paisaje, han ascendido unos metros y se hayan en una meseta de tierra oscura que parece fértil, con el suelo cubierto por un manto de plantas azuladas, salvo el estrecho sendero por el que discurren.
Tras unos quince minutos caminando atraviesan una verja negra que conduce a un misterioso jardín, el césped sigue siendo azul, aunque en esta zona se ven esqueletos de oscuros árboles rodeados de pequeñas campanillas malva.
En el centro de todo se clavan en el cielo los puntiagudos tejados oscuros de dos torres que se yerguen delimitando una enorme casa de madera.
La comitiva entra en aquella morada tan tenebrosa por dentro como por fuera. Pasan por un enorme salón con una chimenea de piedra y paredes decoradas con lo que parecen antiguas armas y herramientas de metal oxidado. Continúan por un estrecho pasillo, bajan unas escaleras que crujen a cada paso y finalmente se detienen en un tétrico sótano iluminado por algunas velas.

Anuncios

~ por Talika en 13 abril, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: